sábado, 28 de marzo de 2015

Pobre niña.

Pobre pequeña ilusa, que creíste fantasiosas mentiras.
Pobre niña desgraciada, que te dejaste arrastrar hacia el abismo.
Enamorada de lo oculto, de la seducción de una bestia disfrazada con la piel de un cordero.
Enganchada a unos brazos sin cariño, a una pasión destinada a devorar doncellas e inocentes princesas vestidas de color de rosa.
Te dejaste fascinar por falsas promesas, por la seducción del misterio, por las noches que sólo un vampiro sabe dar, por el calor, por las bellas palabras, por el carácter que invita a obedecer.
Que invita a amar.
Y ya no te queda nada.
Sólo frío, sólo oscuridad, sólo días de dolor y tristeza que incitan a la muerte. A tratar de lograr una paz que ya jamás encontrarás.
Todo por un alma negra camuflada en cuerpo de hombre, todo por unos ojos rojos escondidos tras una bella sonrisa.

Ay... pobre ingenua y estúpida niña, ¿es que nadie te enseñó a no jugar con el demonio?

10 comentarios:

  1. Wow. Pobre niña, desde luego xD
    Es la primera vez que leo algo que escribes, está muy bien ^-^ Y al mismo tiempo es original, y eso lo valoro.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ya.
      Muchas gracias :) Tengo de todo por aquí, unos originales y otros no tanto xD
      Un beso :)

      Eliminar
  2. uff el título le va que ni pintado ^^
    <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja gracias, no es fácil elegirlos.
      <3

      Eliminar
  3. ¡Genial tu relato, me ha gustado! Felicidades :)
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pobre niña, menuda desgracia la suya.
    Muy bonito el relato, Irene, como de costumbre ^^ (Bueno, no exactamente bonito, pero tú me entiendes xD)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja un poco sí, pero bueno.
      Muchas gracias, ya te entiendo xD
      Un beso ^^

      Eliminar
  5. Relato que te atrapa en pocas palabras.

    ResponderEliminar