sábado, 6 de septiembre de 2014

Guepardo.

Yo le llamaba “Guepardo”, porque era solitario, como ellos. A él no le hacía mucha gracia, siempre me decía que no le gustaban esos animales, que eligiera un apodo mejor, pero a mí me parecía inmejorable. Admiro mucho a los guepardos.
Y a él también.
Era un solitario, un alma libre, un ciudadano más con su propio mundo interior. Yo solía llamarlo “su burbuja”, y lo imaginaba como una pequeña esfera en la que se encerraba de vez en cuando para poder estar sólo consigo mismo. Me habría encantado poder entrar, pero nunca me dejó, jamás se lo permitió a nadie.
Siempre admiré su independencia, ya sabes, su capacidad de alejarse del mundo cuando le apetecía o lo necesitaba; no ansiaba sentirse integrado, ser el centro de atención o saberse rodeado de personas. Si no le gustaba el ambiente, si de repente no quería estar acompañado, sencillamente se marchaba a cualquier rincón. No le hacía falta fingir estar bien para ser aceptado.
Creo que lo que más me gustaba de él era eso, que iba siempre a su aire, fiel a sí mismo. Jamás le vi sucumbir a la presión de grupo o a la opinión de nadie, hacía lo que consideraba bien sin importarle el qué dirán. Eso es algo que me encantaba, lo mejor de él… ojalá yo supiera hacerlo, pienso que es algo que todos deberíamos aprender.
Pero Guepardo no se quedó para instruirme. Un día, al amanecer, me llamó y se despidió de mí: me dijo que se iba a un pueblo en la costa, no iba a decirme cual, para alejarse del bullicio y el ruido de la ciudad. No sé por qué no lo vi venir, debí de haberlo imaginado, ¿cómo podía gustarle a alguien como él nuestra gran metrópoli?, pero fui una tonta y pensé que se quedaría siempre allí, en la calle de en frente, siendo mi vecino hasta la eternidad. Ese día lloré, lloré muchísimo, mientras Guepardo escuchaba al otro lado de la línea. Aún recuerdo su último consuelo.
-          No llores, pequeña, te prometo que te escribiré. No hoy, ni mañana, seguramente ni en el próximo mes, pero te escribiré. Sólo confía en mí, y recuérdame tanto como yo a ti. Este no es un adiós para siempre, ¿vale?
Ya han pasado cinco meses, y aún no he tenido noticias suyas. Supongo que estará muy ocupado siendo dueño de sí mismo, dejándose acariciar por el sonido de las olas y disfrutando de la paz que sólo los pueblos pequeños saben regalar. Sé que está bien, estoy segura, tan segura como de que algún día me escribirá, tan segura de que me echa de menos casi tanto como yo a él.
Sentado en la arena, a solas, contemplando el mar.



11 comentarios:

  1. Tía tía tía tía!!!!!!!!! ¿Como te puedes marcar estas historias tan preciosisisisisisisisismas?! Enserio, me ha encantado. Yo quiero ser ese guepardo algún día me encanta la personalidad que l das a los personajes en tan pocas palabras. Porque te los imaginas a la perfección. Este me a encantado (como todos...) un beso y nos leemos ahijada <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no lo sé, lo prometo...
      Guepardo tiene un poco de mi, en lo de la independencia y la "burbuja" (hasta me lo dicen mis amigos) pero me encanta Madrid. Muchas gracias, bueno, ya sabes, quizá aquí haya hecho un poco de trampa.
      Muchas gracias, un besazo, nos leemos.

      Eliminar
  2. Sabes una cosa... Este guepardo tiene muchas similitudes conmigo, sobretodo en mi adolescencia.

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado. Ojala todos fuésemos un poco más Guepardos. Un beso guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :) La verdad es que sí, algunos de esos rasgos me parecen realmente admirables. Un beso ^^

      Eliminar
  4. Madre mía, ¡me encanta! Que preciosidad de historia, que triste, que emotiva... ¡Que arte! ;) Por cierto Irene, te he nominado a los Best Blog, pasate por mi blog y miras las bases! Un beso!!
    http://liberacionentreletras.blogspot.com.es/2014/09/premios-best-blog.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te guste y de que percibas tanto en mi texto :) Muchísimas gracias, por lo del arte, el comentario y el premio. En cuanto pueda hago al entrada, un beso :)

      Eliminar
  5. ¡Hola! ^^
    Muy bonito el relato, me ha gustado mucho la verdad, es genial.
    Me quedo por aquí, ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! :D
      Muchas gracias :)
      Bienvenida, gracias por quedarte, un besazo.

      Eliminar
  6. Vale, seguramente estás cansada de esto pero ignoraré todo lo que acabas de decir porque el punto urgente de este comentario es que te nominé a los Premios Liebster Awards"(ocomoseescriba) xD y espero en serio que participes ñ.ñ
    http://estemundodehistorias.blogspot.com/search/label/Liebster%20Awards
    Bye byee
    Sé que has participado muchas veces pero ¿no hace daño? xD BESOS :*

    ResponderEliminar